Qué pasó con Michael Jackso. Foto de María Cárdenas

Para algunos el colegio es  una tortura. El instituto aún más. Qué estupendo perder de vista a los profesores que te hacen sufrir durante el año. Qué alivio terminar de estudiar y olvidarse de las aulas para siempre. Lo único que echarán en falta será el tiempo de recreo y juego.

Para otros muchos, con inquietud por aprender, el colegio o el instituto es algo para no olvidar. Lo mejor que les pasó o les está pasando. Dieron con buenos profesores, que amaban su trabajo, que les transmitieron su pasión por el conocimiento y el aprendizaje. Siempre echaran en falta seguir estudiando y sus ansias de saber les empujarán a seguir aprendiendo donde sea y como sea.

A  unos y otros, los sufridores y los gozadores, les une algo. El teatro gusta a todos. Recreo, juego y aprendizaje; todo en uno. Estudiar teatro y disfrutar son sinónimos. Es el respiro en medio de una dura semana, es el complemento para la enseñanza de pupitre, es el espacio de libertad para la creación y la expresión, es combustible para el día siguiente y, para algunos, el inicio de un futuro profesional. Para todos ellos, aprender es una fiesta.

Y una fiesta, en sentido literal, es lo que ocurre en junio en nuestra escuela. Cientos de alumnos comparten con conocidos y allegados sus experiencias de la temporada que acaba. Todos  disfrutarán de los poderes beneficiosos y casi mágicos del teatro. Es la guinda del pastel que han ido degustando durante el año.

En medio de tanta fiesta, unas lágrimas. De alegría, de emoción,  pero lágrimas al fin y al cabo. Este mes de junio despedimos a la más reciente promoción de nuestro curso de formación de actores. Durante tres años  conviven con nosotros y su energía nos rejuvenece. A partir de ahora buscan retos mayores. Cuando llegaron eran unos, ahora son otros.  Otra consecuencia del  poder transformador del teatro. Son  atrevidos, nos proponen un Marat-Sade, obra valiente, perturbadora y fundamental en el teatro contemporáneo. Que su atrevimiento y valentía les guíe y  acompañe en el futuro.

 

 

Acerca del autor