Hamlet entre todos

El arte ha sido utilizado a veces por dictadores y fanáticos como instrumento de propaganda para imponer una idea. Nosotros creemos que el teatro y el arte son la mejor manera de acabar con los fundamentalismos. No hay mejor manera de romper una visión del mundo en blanco o negro que mostrar la complejidad e infinidad de matices de la vida. Eso hacen el arte y el teatro. También creemos que no hay mejor manera de cuestionar a los que apoyan los fundamentalismos escénicos, que intentan acabar con cualquier manifestación escénica diferente a la que ellos mismos defienden, que hacer convivir en el espacio y en el tiempo propuestas muy diferentes. Sea teatro, danza o cualquier hecho escénico aún sin etiquetar. En eso estamos.

Se pueden defender ideas complejas no sólo a través de densos tratados escénicos sino también recurriendo a la comedia. De hecho, hay quién es capaz de proponer hasta 17 simpáticas maneras de acabar con el capitalismo.

Se puede intentar entender al otro, al que no es como nosotros, adoptando su punto de vista. Eso es lo que propone habitualmente el teatro. Incluso se puede ir más allá. El teatro inmersivo hace que nos pongamos, literalmente, en la piel de otro. Por eso es una experiencia singular y tan útil para abrir nuestras mentes.

Se puede demostrar de manera práctica que somos seres complejos y que disfrutamos y necesitamos diferentes cosas según el momento. A veces diálogo, otras veces simplemente placer espiritual o descarga emocional. Los teatros, ya que el teatro no es sólo uno; las danzas, ya que la danza admite muchos apellidos; nos ofrecen  respuesta a  todas nuestras muchas y diversas necesidades.

De todo ello tendrás muestra este mes en nuestra programación. Seas quien seas, necesites lo que necesites en cada momento, aquí estamos.

 

Acerca del autor