Decía Nuria Espert, recientemente galardonada con  el Premio Príncipe de Asturias de las Artes: “La cultura en España es un desastre total, una catástrofe. Nuestros políticos han estado durante demasiados días debatiendo de todo, pero ni una sola vez sonó la palabra cultura en esos debates, en los que se habló hasta del agua de los regadíos, pero muy poco, casi nada, de educación, que es el problema real de este país, y nada de cultura. No sé si es premeditado o pura estulticia. La cultura no da ni un voto, piensan nuestros políticos…”.  Sabe de lo que habla, porque Nuria Espert es una gran dama del teatro con décadas de trayectoria profesional a sus espaldas. Si esto lo dice alguien que pertenece al mundo del teatro, ¿qué podría decir alguien que se dedique a la danza. ¿Podríamos nombrar a quiénes serían el equivalente a Nuria Espert en el mundo de la danza? Seguramente no.

Tenemos el privilegio de que Carmen Werner y Mónica Runde estén con nosotros este mes. Muchos se preguntarán: ¿quiénes son estas mujeres de apellidos tan raros? Ambas son coreógrafas y bailarinas con varias décadas de trayectoria profesional a sus espaldas y, es más, poseedoras del Premio Nacional de Danza. Un premio que no le dan a cualquiera. En otros países serían una celebridad, aquí luchan cada día por seguir con su carrera y no ser tratadas cada día como principiantes. Además,  tienen el don de la eterna juventud: su creatividad y vitalidad permanecen intactas. Si a ello le sumamos la experiencia acumulada que hace que sus coreografías mejoren a cada entrega, no podemos llegar más que a una conclusión: no hay que perderse ni uno de sus trabajos.

Carmen Werner, al frente de su compañía Provisional Danza, participa en Territorio Danza, el festival que desde hace trece años organiza Cuarta Pared y pretende mostrar cada año un panorama de los senderos que recorre la danza contemporánea.

Mónica Runde presenta su último espectáculo en el marco del festival Madrid en Danza, organizado por la Comunidad de Madrid.

Dos grandes damas de la danza nos agasajan este mes con su presencia. ¡Qué privilegio!

 

Acerca del autor