DESENFRENO: Noches de Danza Sin Red

“En África la música aún está en la calle”, decía un músico sudafricano hace algún tiempo. Lo mismo ocurre con la danza. A diferencia de Europa, en África la música o la danza no es cuestión sólo de especialistas. La gente se reúne y canta, y baila…y es feliz cantando y bailando. Es algo que se aprende desde niño. Desde niño se canta y se baila no porque uno piense hacer de ello su profesión sino porque es una manera de expresarse, de relacionarse, de celebrar, de conmemorar…de vivir. Los cuerpos no han sido totalmente sustituidos por la palabra en las relaciones sociales. La gente se relaciona también a través de sus cuerpos. Los cuerpos, con más o menos flexibilidad, con más o menos destreza, existen, se expresan. La danza espanta los males y agranda los bienes.

El verano es tiempo de festejos. El calor relaja y desinhibe. La ropa se reduce y descubrimos que nuestro cuerpo sigue ahí, estaba oculto pero no desaparecido. Y pide marcha. No quiere ya estar encerrado al calor del hogar. Ahora el fuego va por dentro y quiere salir. No hay que ser especialista para darle una oportunidad a nuestro cuerpo. Es más, los especialistas difícilmente pueden seguir disfrutando de aquello que se convirtió en su profesión. El placer ya no cuenta para ellos, tan sólo el éxito o el fracaso. ¿Qué pasó con Michael Jackson? está en nuestra programación de este mes.

Ha llegado el verano. Es tiempo de disfrutar. Tenemos mucho que aprender de África. Seamos africanos y además de charlar, bailemos. Démosle un gusto al cuerpo porque… es verano, porque sí. Sin más razones, sin más excusas. Porque llega el tiempo del Desenfreno. Este mes de julio  lánzate a bailar sin red.

 

 

Acerca del autor