No todas las aves tienen la misma facilidad para volar. Los vencejos si caen al suelo experimentan gran dificultad para remontar el vuelo, y necesitan hacerlo desde un lugar elevado.

¿Cómo llegar a ese lugar elevado? ¿Solos? ¿Acompañados? Cuando lleguemos, ¿seremos capaces de lanzarnos al vacío?

Los coreógraf@s y baliarin@s que durante tres semanas estarán en Territorio Danza 2016 responden bailando. Bailarán para volar y volarán para bailar. Bailar es el lugar donde volar. Pero no porque se eleven dejaremos de verles, ni ellos de vernos a nosotros.

Con Luz Arcas celebraremos que comenzamos, que la danza existe al margen de la enseñanza reglada y que en Malabo también se puede volar.

Carmen Werner e Igor Calonge desplegarán sus alas para sugerirnos, para seducirnos, para insinuarnos las líneas de su vuelo punteado que disfrutaremos completando.

Camille Hanson nos elevará para que nos veamos desde las alturas, para que tomando distancia nos preguntemos sobre cómo nos relacionamos con el resto de seres con los que compartimos el planeta.

Asier Zabaleta izará una hermosa bandera blanca que movida por el viento hará que planee sobre nosotros la duda sobre cuánto vale la patria.

Todos los aleteos, suspensiones y virajes irán acompañados una banda sonora exquisita. No dejéis de escuchar.

Despegamos. Gracias por volar con nosotros.

 

 

Acerca del autor