programación de teatro

Citius,altius, fortius: más rápido, más alto, más fuerte. Pasó el verano y de las olimpiadas nos queda ese lema. Una frase que habla de superación más que de competición. Ese es el reto que nos inspira. Comenzamos la temporada con afán de mejora  y  espíritu olímpico.

Es difícil mejorar después de una temporada tan gratificante como la anterior en la que la sala fue visitada por miles de personas, nuestra escuela  acogió a más alumnos que nunca y muchas de las funciones de nuestra compañía completaron su aforo. Pero el espíritu olímpico que nos anima ha hecho que durante el verano nos hayamos estrujado el cerebro pensando en cómo mejorar lo que te ofrecemos. Y el reto no es la cantidad, el reto es  la calidad.

Para mejorar la programación de la sala hemos buscado perlas entre toda la producción de nuestro país. Muchos de los montajes de esta temporada, ya sean para adultos o para niños, son obras premiadas, con propuestas espaciales innovadoras y temáticas arriesgadas. A la altura de vuestra exigencia.

Pero el teatro no sólo se ve. Si aún no has probado el placer  que supone hacer teatro, seas niño, joven o adulto, deja de dudar: ¡este año, sí! Como siempre decimos: “para el teatro valemos todos y a todos nos vale el teatro”.

A los profesionales del teatro ETC, nuestra sección de investigación,  quiere ofrecerles una nueva y estimulante convocatoria cuyo eje es el futuro. Se trata de imaginar utopías, proyectarse hacia delante, soñar, crear…ese es el poder del teatro.

Y, por último, deciros  que  Nada que perder, el montaje que tan buena acogida tuvo el año pasado y que ha sido reconocido ya como un  diagnóstico  imprescindible de los tiempos que vivimos, sale de viaje. Pero no os preocupéis, antes de irse la Compañía Cuarta Pared abrirá nuestra programación de esta temporada. ¿Por qué  abrir la temporada con Nada que perder? Porque a muchos se la recomendaron y no encontraron entradas, porque algunos queréis traer a vuestros amigos y compartir con ellos la experiencia que vivisteis y, también, porque el teatro es algo vivo que crece con cada función  y después de un año Nada que perder  es aún mejor. Y, además, La lista: el montaje revelación de la pasada temporada.

¡Cuántas cosas! , diréis. No hay que preocuparse, el año es largo y hay tiempo para todo.

Comenzamos.

Acerca del autor